viernes, 21 de septiembre de 2012

Una habitación colonial


Para lograr un estilo colonial en tu habitación matrimonial, lo primero que no debes olvidar es el color blanco. Pinta las paredes de blanco tiza, ya que de esta manera eran las habitaciones de esa época. Donde vayas a colocar el respaldar de la cama puedes realizar un nicho barroco, definiendo de entrada el carácter de la habitación.

Para el respaldar de la cama elige madera trabajada o bronce. Sobre la cama un cuadro religioso es lo ideal, aunque si no te gusta mucho la idea, puedes elegir un cuadro pintado en oleos o acrílicos, de paisajes que simulen el entorno donde te encuentras.

Los cortinados deben ser pesados, pero si quieres una habitación luminosa, asegúrate de usar cortinas en base blanca, con floreados que combinen los colores de la ropa de cama.

Para las mesas de luz, simplemente madera al estilo francés, es lo que se recomienda. Si es oscura, muchísimo mejor. No te olvides de lustrarla para que siempre esté brillante. Si puedes colocar sobre ellas una mesada de granito, le dará ese toque colonial increíble que solían tener las casas de antaño.

Para la ropa de cama, absténte al blanco de las sábanas, y cubrecamas de colores fuertes que combinen con los cortinados. Elije cortinados que tengan dos matices, para que puedas jugar con los acolchados e ir renovando el estilo sin salirte de la decoración elegida.

Lo ideal es que los pisos sean baldosones al estilo ladrillón. No te harán sufrir, aunque así parezca, ya que luego de realizar un cuidadoso proceso de curado con kerosen y aceite de linaza, se mantienen fácilmente con una aplicación de cera con poca silicona una vez al mes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada